EL PATRÓN, EN CORTE Y CONFECCIÓN

Un patrón, en el ámbito del corte y confección, es una plantilla realizada en papel para ser copiada en el tejido y fabricar una prenda de vestir, cortando, armando y cosiendo las distintas piezas.

Se llama patronaje a la actividad de diseñar y adaptar patrones  y patronista al profesional que se dedica al patronaje. En la industria de la moda también recibe el nombre de patrón la prenda original que realiza el diseñador de moda, a partir de la cual se copia el resto, cambiando tallas, materiales o detalles.

En la industria de la moda es crucial el trabajo de patronaje que se haga para desarrollar un modelo y para ello el patrón base utilizado es fundamental. Que la prenda caiga bien depende en gran medida de la calidad de los patrones utilizados en su creación. Para desarrollar el patrón de un modelo concreto se ha de partir de un patrón base que mediante líneas de transformación se convertirá en el patrón de ese modelo. Por ello  trabajar con unos patrones bases perfectos es fundamental para la empresa de moda.

IMG_20180622_104348-01

Existen dos métodos básicos de crear un patrón base, uno es mediante el trazado de líneas para crear un plano bidimensional y el otro es colocando la pieza de tejido directamente sobre el cuerpo (maniquí) e ir adaptando el tejido al maniquí hasta conseguir la forma buscada

Diferenciaremos ente dos tipos de patrón:

Los patrones domésticos suelen ser de papel de seda, papel manila, que un poco más grueso o papel kraft  que es bastante más grueso. Incluyen instrucciones de uso, sugerencias sobre la tela más apropiada y las posibles adaptaciones.

Los patrones industriales  comienza con un borrador que representa aproximadamente la idea del diseñador. El patrón se realiza en papel manila y se revisa. Se aplica a un tejido de prueba y se confecciona la prenda. Esta prenda se probará en una modelo o un maniquí para que la apruebe el diseñador.

A continuación se confecciona una pequeña tirada de esa prenda en el tejido definitivo y se presenta a los clientes potenciales, en general mayoristas. Cuando se evalúa positivamente el potencial de ventas de la prenda o pieza, se realiza el escalado, normalmente a través de programas. La exactitud de las tallas, los contornos y las líneas de las costuras se examinan cuidadosamente; se corrigen los posibles errores y se procede a su producción industrial.

El corte de las distintas piezas que componen una prenda también se realiza con ayuda de una computadora o también se pueden hacer de forma manual mediante una maquina de corte o una vertical. Después de la fabricación del modelo, si tiene éxito en el mercado, se guarda el patrón como posible borrado de futuros modelos. Hoy en día existen diferentes herramientas con las que poder crear patrones.

LOHE_013

Después de un laborioso trabajado de patronaje surgen piezas tan especiales como las que creamos aquí en LOHE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *